Mensaje Fr. Mauricio Campos Valdés, Capellán Colegio San Antonio

Mensaje Padre Mauricio Campos Valdés

MENSAJE HERMANO MAURICIO

06 de diciembre de 2017

Estimada Comunidad Antoniana

Casi imperceptiblemente hemos llegado al último mes del año, donde el simpático personaje que antecede esta página se toma el protagonismo de la publicidad, las tiendas comerciales, radio y televisión, en fin de todos los lugares ….Realmente resulta una figura omnipresente de las celebraciones de fin de año Pero, no nos hemos olvidado de algo ?????? No será que hemos sacado del lugar que verdaderamente le corresponde al protagonista de estas fiestas ????????? , al que está de cumpleaños y debería ser alegría de todo el mundo??????

Por desgracia, poco y nada nos acordamos de Jesús quien es el real centro de esta temporada de Navidad. Entre el tumulto del ir y venir comprando regalos, adornos y comida, dejamos de lado al humilde Niño Dios que nació en Belén y es Buena Noticia, especialmente para los tristes, los enfermos, los solitarios o los que pasan necesidad.

Por muy simpático que nos resulte, con su gentil presencia y su llamativo traje rojo, no reemplacemos al Niño Jesús por el Viejo Pascuero, Santa Claus, Papa Noel o como quiera que deseemos llamarlo.

Sé agradecido y guarda en tu corazón, en estas Fiestas de Navidad, un cariñoso recuerdo por quien nació en un humilde pesebre, vivió la pobreza siendo el Rey de la Creación, fue saludado por los ángeles con gozo, fue adorado con reverencia por los pastores , que fue Hijo de una Virgen Madre de Nazaret y que, en su cuna de recién nacido fue visitado por Reyes Magos, y quien desde muy pequeño experimentó la persecución, el exilio y el desampara y contempla maravillado tanto amor que ha demostrado por todos nosotros, por la humanidad entera, al dar su vida por nuestra salvación.

Recordamos el nacimiento de Jesús, ese es el verdadero motivo de nuestra alegría… Muy Feliz Navidad para todos.

Por otra parte , deseo desearles muy felices y reponedoras vacaciones, esperando que las metas que se trazaron a principio de año haya sido cumplidas cabalmente para satisfacción de todos, que el descanso de verano les permita recargar las pilas para empezar con muchas ganas un nuevo año. No dejo pasar la oportunidad para despedirme, ya que la obediencia franciscana, que profesé hace ya 32 años, me lleva ahora vivir a san Francisco de Mostazal a contar del año 2018.

Mi estadía de tres años, enfermedad de por medio, en estas tierras serenenses y particularmente en el Colegio san Antonio, me resultaron una experiencia muy enriquecedora de aprendizaje. Siempre recordaré con agradecimiento sus oraciones por mi recuperación, su amistad y cercanía, y cada uno de sus gestos de cariño. Este Colegio, su plantel, sus alumnos y apoderados, estarán en mis oraciones siempre, así como me llevo en el corazón a todas las personas importantes en cada uno de los destinos que me ha tocado estar. Con mis mejores deseos de éxito para el futuro, gracias por todo, con el corazón. Reciban un gran saludo de Paz y Bien.