Mensaje Fr. Mauricio Campos Valdés, Capellán Colegio San Antonio

Mensaje Padre Mauricio Campos Valdés

Estimada Comunidad Antoniana. Paz y Bien.

 


Que rápido llego él fin del año y con él mes!!! El 2015 y él el mes de diciembre, fue bastante ajetreado, tuvimos sequía, inclemencias climáticas, aluviones, Copa América, terremoto, tsunami y diversas noticias que nos conmovieron como serenenses.

En el Colegio san Antonio, las diversas actividades, logros y dificultades, graduaciones, aprendizajes y una nueva generación que nos deja para volar con alas propias, y así llegamos a este tiempo; momento de evaluaciones, reflexión, nuevos propósitos, desafíos y todos ellos iluminados por un acontecimiento central: es Navidad nuevamente!!!!

Es alentador, ver cómo pese a todo lo ocurrido, muchas veces negativo, terminamos este año con una gran noticia, llena de esperanza y alegría. El Nacimiento de Jesús, nos sigue indicando cuanto Dios nos ama, tanto que nos confía a si Hijo, para que sea el Emanuel, es decir el “Dios con nosotros”.

Esta celebración, era llamada por san Francisco de Asís “la fiesta de las fiestas”, por el realce e importancia que le asignaba al gesto de Dios de “encarnarse” en nuestra humanidad para darle dignidad y salvación, al convertirse en un pequeño niño que nos muestra cuánto nos ama, pues asume nuestra precaria realidad, para glorificarla y enaltecerla, y sobre todo para salvarla.

Hoy queremos encomendar a este pobre Niño de Belén al cuarto año medio que nos deja, muchos de sus integrantes estuvieron muchos años en esta comunidad, formándose, aprendiendo y creciendo junto a nosotros. Nos alegramos por su paso entre nosotros y les deseamos el mayor de los éxitos en lo que viene, a ellos y a los padres que ya recorrieron un largo e importante camino hasta aquí.

En esta importante etapa del año, el Señor nos invite a vivir con esperanza y alegría, que los distintos signos de muerte que observamos a diario en nuestra sociedad: terrorismo, injusticia, desigualdad, violencia, no nos hagan dudar de su presencia en medio nuestro, que mantengamos firme la fe y ardiente el corazón para animar a los más decaídos, con la esperanza que se desprende del acontecimiento tan importante que surge del pesebre de Belén.

Con gran cariño les deseo una Feliz Navidad y un Año Nuevo lleno de realizaciones. Que el Señor los bendiga querida comunidad, alumnos, padres, docentes, directivos y quienes colaboran con la educación!!!!

Hno. Mauricio Campos V.

Capellán.